Vacuii's Scrapbook

www.alejandravacuii.com
Fetish es el obvio nombre de la serie fotográfica que realizó en el 2007 David Lynch para Christian Louboutin, dos creadores con un concepto muy claro del fetichismo. Percibo cierta influencia de Guy Bourdin, pero siempre con el particular sello Lynch, quien supo reflejar a la perfección la inquietud y sexualidad enrarecida de su universo cinematográfico. Misteriosas y perturbadoras mujeres anónimas subidas a unos imposibles stilettos, ¿qué más se quiere?

Fetish es el obvio nombre de la serie fotográfica que realizó en el 2007 David Lynch para Christian Louboutin, dos creadores con un concepto muy claro del fetichismo. Percibo cierta influencia de Guy Bourdin, pero siempre con el particular sello Lynch, quien supo reflejar a la perfección la inquietud y sexualidad enrarecida de su universo cinematográfico. Misteriosas y perturbadoras mujeres anónimas subidas a unos imposibles stilettos, ¿qué más se quiere?

Provocador, surrealista, enigmático, siniestro, seductor, contradictorio… Se podría definir a Guy Bourdin de muchas maneras, pero lo mejor es que lo haga su obra fotográfica. Un trabajo que revolucionó el mundo de la moda, creando por primera vez imágenes más importantes que la prenda que se pretendía vender. Probablemente sea Guy el fotógrafo del siglo XX que más ha influído en los creadores posteriores. Todo esto trabajando para pocos clientes, practicamente con una sola modelo y sin abandonar la fotografía en color. Sus fotografías son el claro ejemplo del poder de una buena composición y el súmmum de la sofisticación. No les aburro más, corran a investigar más sobre este francés visionario y admírenlo como yo lo hago.

Provocador, surrealista, enigmático, siniestro, seductor, contradictorio… Se podría definir a Guy Bourdin de muchas maneras, pero lo mejor es que lo haga su obra fotográfica. Un trabajo que revolucionó el mundo de la moda, creando por primera vez imágenes más importantes que la prenda que se pretendía vender. Probablemente sea Guy el fotógrafo del siglo XX que más ha influído en los creadores posteriores. Todo esto trabajando para pocos clientes, practicamente con una sola modelo y sin abandonar la fotografía en color. Sus fotografías son el claro ejemplo del poder de una buena composición y el súmmum de la sofisticación. No les aburro más, corran a investigar más sobre este francés visionario y admírenlo como yo lo hago.

Reblogueo a mi amiga Viveka que ha querido compartir con todos ustedes esta fotografía que nos tomamos en Venecia, el mejor viaje de mi vida.
amoelbarroco:

This image brings me back to a SO good situation…we are
Amanda
Viveka
Alejandra
in Venice.

Reblogueo a mi amiga Viveka que ha querido compartir con todos ustedes esta fotografía que nos tomamos en Venecia, el mejor viaje de mi vida.

amoelbarroco:

This image brings me back to a SO good situation…we are

Amanda

Viveka

Alejandra

in Venice.

Otro maestro en las artes de la escenificación fotográfica es el chino Liu Zheng. Antes de dedicarse a la fotografía artística, Liu estudió ingenieria óptica y fue fotógrafo periodístico. No fue hasta 1997 que decidió escenificar sus imágenes en estudio para retratar a su país desde su particular punto de vista. Intesamente preocupado por la identidad china, su trabajo habla constamente sobre su historia y sociedad, y de los tópicos estéticos y prototipos sociales orientales.

Otro maestro en las artes de la escenificación fotográfica es el chino Liu Zheng. Antes de dedicarse a la fotografía artística, Liu estudió ingenieria óptica y fue fotógrafo periodístico. No fue hasta 1997 que decidió escenificar sus imágenes en estudio para retratar a su país desde su particular punto de vista. Intesamente preocupado por la identidad china, su trabajo habla constamente sobre su historia y sociedad, y de los tópicos estéticos y prototipos sociales orientales.

Jeff Bark nació en Nueva York en 1963. Su fotografía intenta recuperar el espíritu pictorialista creando para ello escenarios donde lo que se contempla está a medio camino entre la pintura y la realidad. Influenciado por el barroco y el simbolismo, trabaja siempre en proyectos fotográficos, como Woodpecker, al que pertenece la fotografía que os traigo. En ella se trata el tema de la juventud desde un punto de vista oscuro y perverso, colocando a los jóvenes en un falso pantano (que costó recrear en su estudio más de un mes) en medio de un ambiente de ensoñación donde experimentan con las drogas, el sexo o la violencia. Su trabajo es en definitiva una exquisita muestra de refinamiento visual, usando la cámara a modo de pincel con el que plasma las imágenes con una delicadeza que contrasta con el mensaje que transmiten.

Jeff Bark nació en Nueva York en 1963. Su fotografía intenta recuperar el espíritu pictorialista creando para ello escenarios donde lo que se contempla está a medio camino entre la pintura y la realidad. Influenciado por el barroco y el simbolismo, trabaja siempre en proyectos fotográficos, como Woodpecker, al que pertenece la fotografía que os traigo. En ella se trata el tema de la juventud desde un punto de vista oscuro y perverso, colocando a los jóvenes en un falso pantano (que costó recrear en su estudio más de un mes) en medio de un ambiente de ensoñación donde experimentan con las drogas, el sexo o la violencia. Su trabajo es en definitiva una exquisita muestra de refinamiento visual, usando la cámara a modo de pincel con el que plasma las imágenes con una delicadeza que contrasta con el mensaje que transmiten.

Edward Steichen formó parte del movimiento pictorialista. Sus miembros proclamaban el valor artístico de la fotografía en sus inicios y huían deliveradamente de la realidad para crear imágenes que no fueran un mero reflejo de esta. Fuertemente influenciados por el romanticismo y el simbolismo, eran en realidad una pandilla de anacrónicos en un mundo que avanzaba deprisa hacia la democratización de este nuevo medio. Creían que la fotografía era mucho más que hacer click con la cámara, era una forma nueva de expresión artística, y huían de lo burdo y vulgar como alma que lleva el diablo. Por esto y mucho más es por lo que me siento tan identificada con los pictorialistas, siempre incomprendidos en los tiempos que les tocó vivir.
defrag:

Edward Steichen, Lady Ian Hamilton, 1907
: metmuseum.org
From the exhibition Stieglitz, Steichen, Strand on view through april 10, 2011 @ Metropolitan Museum of New York

Edward Steichen formó parte del movimiento pictorialista. Sus miembros proclamaban el valor artístico de la fotografía en sus inicios y huían deliveradamente de la realidad para crear imágenes que no fueran un mero reflejo de esta. Fuertemente influenciados por el romanticismo y el simbolismo, eran en realidad una pandilla de anacrónicos en un mundo que avanzaba deprisa hacia la democratización de este nuevo medio. Creían que la fotografía era mucho más que hacer click con la cámara, era una forma nueva de expresión artística, y huían de lo burdo y vulgar como alma que lleva el diablo. Por esto y mucho más es por lo que me siento tan identificada con los pictorialistas, siempre incomprendidos en los tiempos que les tocó vivir.

defrag:

Edward Steichen, Lady Ian Hamilton, 1907

: metmuseum.org

From the exhibition Stieglitz, Steichen, Strand on view through april 10, 2011 @ Metropolitan Museum of New York

(via ciconenne)

No comparto en absoluto el gusto por la moda actual de que los incisivos centrales superiores estén tan dramáticamente separados como los de esta modelo, sin embargo sí me gusta esta editorial realizada por Sharif Hamza para Vogue Rusia.

No comparto en absoluto el gusto por la moda actual de que los incisivos centrales superiores estén tan dramáticamente separados como los de esta modelo, sin embargo sí me gusta esta editorial realizada por Sharif Hamza para Vogue Rusia.

Las fotografías de Ekaterina Grigorieva casan perfectamente con mi estado de ánimo actual: íntimas, silenciosas y en blanco y negro. Y además pinta, o como ella misma dice “dibujo lo que no puedo fotografíar. Y viceversa”.

Las fotografías de Ekaterina Grigorieva casan perfectamente con mi estado de ánimo actual: íntimas, silenciosas y en blanco y negro. Y además pinta, o como ella misma dice “dibujo lo que no puedo fotografíar. Y viceversa”.

Espero que este nuevo año mejore con creces a los anteriores y que todos vuetros anhelos se vean cumplidos. Feliz 2011, seguimos viéndonos en tumblr ;)

Espero que este nuevo año mejore con creces a los anteriores y que todos vuetros anhelos se vean cumplidos. Feliz 2011, seguimos viéndonos en tumblr ;)

A veces no consigo explicarme cómo una persona con la moral tan baja como Karl Lagerfeld puede tener tan buen gusto y tal sentido de la elegancia. Será que soy una romántica de ideales anacrónicos como los hombres que protagonizan la serie The Ultimate Dandys. Perfecta.

A veces no consigo explicarme cómo una persona con la moral tan baja como Karl Lagerfeld puede tener tan buen gusto y tal sentido de la elegancia. Será que soy una romántica de ideales anacrónicos como los hombres que protagonizan la serie The Ultimate Dandys. Perfecta.

En 1898, John Singer Sargent pintó este cuadro llamado Un interior veneciano. En él se representa a la familia Curtis (Daniel y Ariana, en primer término, y sus hijos Ralph y Lisa en segundo) en el interior de su residencia en la ciudad de los canales. Los Curtis llegaron a Venecia de Estados Unidos en 1881 y adquirieron el por entonces ruinoso Palazzo Barbaro. Le devolvieron el esplendor de antaño, conviertiéndolo de nuevo en lugar de encuentro de artistas e intelectuales, como Henry James, Claude Monet o Robert Browning. Sargent, que era pariente de los Curtis, quiso regalarle a Ariana el cuadro, pero esta lo rechazó por encontrarse demasiado anciana en el mismo. Hoy en día el cuadro se ha revalorizado a un ritmo superior que el del propio palacio y es considero una de las obras maestras del pintor. Una vez más, la vanidad tuvo más peso que el arte.

En 1898, John Singer Sargent pintó este cuadro llamado Un interior veneciano. En él se representa a la familia Curtis (Daniel y Ariana, en primer término, y sus hijos Ralph y Lisa en segundo) en el interior de su residencia en la ciudad de los canales. Los Curtis llegaron a Venecia de Estados Unidos en 1881 y adquirieron el por entonces ruinoso Palazzo Barbaro. Le devolvieron el esplendor de antaño, conviertiéndolo de nuevo en lugar de encuentro de artistas e intelectuales, como Henry James, Claude Monet o Robert Browning. Sargent, que era pariente de los Curtis, quiso regalarle a Ariana el cuadro, pero esta lo rechazó por encontrarse demasiado anciana en el mismo. Hoy en día el cuadro se ha revalorizado a un ritmo superior que el del propio palacio y es considero una de las obras maestras del pintor. Una vez más, la vanidad tuvo más peso que el arte.